Saltar al contenido

¿Cómo funciona una freidora sin aceite?

¿Cocinar sin aceite o con sólo unas gotitas? ¿Cómo es eso? Seguro que te has hecho estas preguntas, y sí, es totalmente posible con la freidora sin aceite. Pese a que este innovador aparato ya tiene unos años desde que salió a la venta avalado por marcas de prestigio como Phillips, Cecotec, Tefal, o Severin, aún existen algunas interrogantes respecto a su uso. Pero no te preocupes ¡vamos a explicarte en detalle!

Funcionamiento de una freidora sin aceite

Una freidora sin aceite trabaja de forma parecida a un horno, a base de aire caliente. Al encenderla, se activa una resistencia eléctrica que calentará el aire interno, después comenzarán a moverse unos ventiladores para distribuir todo el aire sobre los alimentos. El resultado será una acción triple: freír, asar, y cocinar sin apenas usar aceite. O para algunos platillos, sin nada de aceite.

Puede que tengan una estética y tamaño diferente, pero todos los modelos de freidoras sin aceite tienen 3 elementos en común: un recipiente para colocar los alimentos, un termostato y un temporizador para controlar el tiempo de cocción. Algunos diseños incluyen una cestica en el recipiente a fin de facilitar la introducción y extracción de los ingredientes.

Si ya tienes tu freidora de aceite, debes saber que cada una de las partes mencionadas son vitales para su manejo. Lo correcto es utilizar un pincel de cocina o un spray para impregnar los alimentos con un pelín de aceite, media cucharada por dar una aproximación. Luego ajustar la temperatura con el termostato y cuadrar el tiempo de cocción de acuerdo a la receta que vayas a preparar. Si sientes que le falta un poco más de cocción, puedes aumentar el tiempo.

Ese sería el procedimiento básico para cualquier freidora de aceite. No obstante, aconsejamos leer bien el manual de instrucción de la freidora sin aceite que compres.

Ventajas de las freidoras de aceite

La reducción en el consumo de aceite no es su única ventaja. Aquí te dejamos otras igual de destacables:

  • Limpieza sencilla. Olvídate de las salpicaduras de aceite, restos pegadizos, etc. Basta con pasarle un paño húmedo y lavar la cesta extraíble si lo requiere.
  • Comida más saludable. Utilizar una menor cantidad aceite también implica que habrá menos calorías y grasas dañinas en tu organismo.
  • Las freidoras sin aceite emplean mucho menos tiempo de cocción que un horno. Lo que significa ¡mayor ahorro de energía!